Los niños de Panem

Capítulo único

Se acercan los 74 Juegos del Hambre, y cuatro niños van allí sólo porque son profesionales.


Categoria: Libros > Los Juegos del Hambre > Los niños de Panem

Genero: General


autor: Majo_Cochis

Amante de la escritura y la literatura; se puede decir que son elementos únicos en mi vida. Deseosa de escribir originales, y fanfictions de Harry Potter... 

Los niños de Panem: Capítulo único

autor: Majo_Cochis

Cuando estás entrenando te ponen a correr por todo el distrito mientras los demás duermen, tus manos se llenan de llagas de tanto trabajar con cuchillas, espadas, lanzas y en ocasiones arcos; te mueles bajo las pesas, te enseñan el arte de hacer refugios o una simple fogata. Hay momentos donde te dejan a la intemperie para que sobrevivas por ti mismo, y en tu mente se forma la idea de que no quieres seguir con esto, que lo vas a dejar todo de lado y simplemente serás un niño más.

            Podrías dejarlo todo de lado y esperar a que se presente alguno de voluntario por nosotros; para el Capitolio nuestros distritos son el plato fuerte de su entretenimiento, no mandarían un enclenque a luchar.

            Sólo jugaría, pensaría en el azul del cielo brillando sobre nuestras cabezas, en la familia alrededor del fuego…

            Pero cuándo el tren llega con el vencedor en él, lleno de glorias, vítores y aclamaciones; cuando lo ves marcharse a su nueva casa que derrocha lujos, donde no tendrá que volver a pensar en trabajar, o en alimentar a niños desnutridos o abuelas moribundas; recuerdas que cuando entrenas también te dan suficiente ración de comida para que no se te vean los huesos, aunque  no sea suficiente para mantener a toda tu familia, o que curan tus heridas y resfriados con medicinas de verdad y no remedios sacados de la mente de alguna viejecilla arrugada que ha logrado sobrevivir por gloria propia.

            Es la única cosa que nos mantiene en pie, el esperar un día volver a casa tal y como lo hacen ellos, cubierto de joyas y oro; perfectos y limpios.

            Cada año, desde que tenemos doce; cada uno espera que su nombre salga de la tómbola. Hemos visto pasar amigos, conocidos y familiares; algunos vuelven victoriosos, otros mueren en la arena… esa no será nuestra opción.

            Este año ha salido nuestro nombre, y si no lo ha hecho nos hemos ofrecidos como voluntarios; todos con una misma meta, ganar; aunque tengamos que acabar con la vida de muchos como nosotros, aunque debamos romper alianzas, aunque en el camino quizá nos quedemos solos y nos volvamos locos.

            Somos buenos con las armas, los mejores podría decir; somos hábiles, fuertes y las únicas esperanzas para nuestros distritos, llevaremos comida a casa, riquezas y vida., aunque eso los demás no lo ven. Bajo sus miradas solo somos un grupo de prepotentes que no piensan en nada más que matar.

Las lanzas son extensiones de nuestros brazos, las espadas el mejor de los objetos, las cuchillas se mueven tan ligeras como nuestros dedos; su tacto son caricias conocidas, sólidos lamentos de un cuerpo de metal que quiere ser enterrado en uno de carne y hueso.

Es aquí, viendo a los demás contrincantes que todo cobra sentido; aquel niñato de allá no vivirá ni un día, aquella otra parece lista, podría ser peligrosa; la mayoría no serán la gran cosa, sin embargo son enemigos, posibles asesinos y hay que tenerlos vigilados. Nacimos para llegar a este lugar y salir victoriosos, no para darnos por vencidos frente a otros niños; no para volver a casa en un cajón… no para morir.

Al quedar la cuenta en cero descubrimos la realidad; el monstruo que vive dentro de nosotros y que ha sido alimentado para este momento florece; lleva sus manos al cuello de los otros, clava cada arma con total precisión y combate cuerpo a cuerpo sin dejar a su contrincante respirar.

¿Sabes?, esta es la primera vez que matamos; hemos usado las armas, hemos luchado con otros, pero nunca hemos matado. Por primera vez la sangre recorre nuestras manos, se seca en ellas, dejamos atrás cadáveres que nos miran con los ojos aún abiertos, juzgando el aliento que les hemos robado; es algo antinatural pero que parece en el Capitolio ser natural, aunque claro, ellos no sólo ven.

Pero cuando llega la noche, mis sueños y los tuyos no son muy diferentes. Bajo ese manto negro los niños muertos cobran vida; bailan entre mis pensamientos, robándole la comida a mis hermanos, jugando con las lágrimas de mi madre y acabando con las fuerzas de mi padre; sólo quiero despertar para no poder saber que les he matado, pero cuando mis ojos son golpeados por la luz del sol, regreso a la realidad; esa en la que tengo que matar a otros para poder volver a casa.

Cada muerte es un pedazo de mi boleto de regreso, y no puedo esperar a que se complete, sólo tengo que evitar morir…

 

La primera cayó perdida en la locura que le causaban los aguijones, su belleza se fue perdiendo al mismo tiempo que lo hacía el aire en sus pulmones; allá iban su arco y flechas en manos de la verdadera dueña, y así empezaba la revolución.

El otro niño mató primero, tomó su lanza y acabó con el escurridizo pajarillo que volaba entre los árboles.  Pero no pudo acabar con el sinsajo que le hirió con su flecha en el cuello y le cortó la libertad.

Aquella tercera que quiso acabar con la revolución, no pudo evitar morir bajo la fuerza de una roca. Perdió su cuchillo, perdió su sonrisa; y su amigo la perdió a ella.

Y fue este último, que amaba a su espada tanto como a su vida, esperó a tomar la vida del amante, pero no pensó que las fauces destruirían su fuerza. La última suplica, llena de dolor dejó que su último suspiro fuera el estallido de la rebelión.

Ahí van, cuatro más para su cuenta; cuatro niños más que quería salir con vida igual que los otros veinte. Se les juzga desde antes, pero no se les conoce, son los rostros de los asesinos que no quisieron serlo, sólo nacieron con la muerte escrita en sus frentes.

Sólo queda esperar que algún día alguien entienda que no eran profesionales, sólo eran niños de Panem.

 

Ingresa para comentar con:

Comentarios

DannyFer

hace 7 años, 7 meses Responder

Me gusto mucho tu historia. Felicitaciones por el primer lugar. No se porque me imagine a Clove relatando el principio, bueno cosa mia. 

Espero leer algo más de tu creación 

Ciao!


Majo_Cochis

hace 7 años, 7 meses Responder

 

@DannyFer

Hola! Gracias por leer y por la felicitación; te cuento un secreto? al inicio ella lo relataba, no sé si dejé algunas señas en la historia jajajaja.
Pronto subiré más,.
Chau  


villa

hace 7 años, 6 meses Responder

Majo le voy a ser sincero, ud se raja cuando quiere. Ud mae, mae... ¡puta! Sos toda mae, a veces te envidio

Abrazo a lo Villa


Majo_Cochis

hace 7 años, 6 meses Responder

 

@villa

Sabes que te quiero aunque me digas puta, vdd? Gracias, yo suelo envidiarte XD
Abrazo a lo Majo 


Renzo_b

hace 7 años, 5 meses Responder

Es estupendo, no se como lo logras.




Todos los derechos de personajes y nombres son propiedad de sus respectivos autores citados en cada fanfic. Escríbenos: equipo@fictopia.net
Fictopia.net @ 2011 - forever
By: Boredsoft.com ( ._.) is made for boring you!