No me olvides

Un placer

... ya lo había aceptado.


Categoria: Libros > Harry Potter > No me olvides

Genero: Romance


autor: MakotoBlack

Ahí donde haya un espacio íntimo para publicar... ahí me verán :P

No me olvides: Un placer

autor: MakotoBlack

-Me gusta esa palabra… gafas… -Susurró sonriendo, puso las manos en el asiento que la sostenía y se miró los pies, Harry a su lado sonrió ampliamente, es que era verla comportarse como una niña, y eso que ella nunca se había comportado así. -… la profesora McGonagall también usa.

            -Sí, no podría imaginármela sin gafas. -Sentenció Harry divertido con la idea.

            -¡Cierto!... a veces cuando no puedo dormir, bajo las escaleras y si me escucha, viene a ver qué pasa… entonces la veo sin ellas, es muy raro. -Hermione contaba esto en susurros, como si temiera interrumpir la conversación que sabía tenía su mentora en la otra habitación.

            -Yo creo no poder recordarla sin ellas… desde el Colegio siempre la he visto usándolas. -Sentenció para seguirle la plática, ya de paso revisaba cada expresión, notaba que era ella por completo, sus movimientos, sus gestos, sus tonos de voz, la diferencia era que no parecía ser ella, era ella pero vacía.

            -¿Colegio?... Hogwarts… ¿cierto? -Preguntó emocionada, él asintió sorprendido, Hermione recordaba. -Ayer la profesora y yo estuvimos viendo los libros, es curioso, porque no recuerdo haberlos visto antes… hablan de cosas tan extraordinarias… ¡Es sorprendente! -Dijo alterada la voz y con una enorme sonrisa en los labios, Harry frunció el ceño, se había engañado.

            -Sí, es sorprendente. -Murmuró recordando cuando los dos entraron en Hogwarts, ella no tenía esa actitud, ella veía todo pero ya lo sabía, ella ya había leído Historia de Hogwarts; se sintió fuera de lugar, la actitud que llevaba ahora era la que él había tenido entonces, la de alguien nuevo en un mundo maravilloso; le dolía la cabeza y para pensar en algo más se quitó las gafas, ella se las pidió.

-No ves bien sin ellas, ¿verdad? -Preguntó atenta a los cristales, Harry asintió suavemente, él ya antes había venido a verla, pero tampoco había logrado más avances que el que recordara su nombre, nada más. -¿Por qué tienes esa marca? -Dijo apuntándole a la frente, Harry se le quedó mirando y se llevó el dedo a la cicatriz inconscientemente, Hermione no recordaba lo que los había condenado a tantos infiernos, agradeció ello con ganas, aunque luego no tanto.

            -Es mi marca… -Exclamó cabizbajo, con una sonrisa amarga en los labios, Hermione se le quedó viendo intrigada, es que realmente no entendía bien a qué se refería. -… ¿no la recuerdas de antes? -Ella negó asustada, preocupada más bien.

            -¿Debería? -Dijo con la cabeza metida entre los hombros, como si fuera un crimen olvidar, Harry sintió un dejo de pena, estiró la mano hacia ella y le quitó el cabello que se le venía al rostro, ella le miraba ansiosa.

            -No, no deberías… -Contestó sonriendo dulcemente, ella frunció el ceño. -… mejor que no lo recuerdes.

            -¿Es malo? -Insistió intrigada, algo muy dentro de ella la obligaba a querer saber más.

            -Un poco… quizá demasiado. -Murmuró Harry tratando de ver a otro lado.

            -Te pone triste hablar de ello… -Susurró para sacar lo que pensaba, en los últimos días la profesora McGonagall la obligaba a hacerlo, decir lo que pensaba y sentía, aunque no supiera qué era, la ayudaba luego a identificar emociones, cosas e ideas. -… mirarte esa marca me hace sentir rara…

            -¿Qué te hace sentir? -Preguntó Harry para profundizar un poco más en los avances de su mejor amiga.

            -Como… como… -Hermione movía las manos como si trazara círculos con ellas, círculos concéntricos. -… como ansiedad… miedo… dolor… quizá pena. -Dijo mirándolo fijamente, esperaba una explicación a aquella maraña de sensaciones.

            -Es lo mismo que yo siento cuando me la miro en el espejo. -Harry tragó saliva con dificultad, Hermione hubiera querido preguntar más, pero unos pasos la hicieron volverse a la puerta, ahí a la entrada de la sala, la profesora McGonagall miraba con una media sonrisa, le notaba algo nuevo, como un raro brillo en los ojos, como una mezcla de sueño y sonrisa, no sabía identificarlo.

            -Profesora… -Susurró al verla, sonrió y Harry educadamente se levantó del sillón para saludar, entonces Hermione notó aquella figura tras su anciana mentora: tenía el cabello más rojo que recordaba haber visto, despeinado un poco, quebrado, largo, de inmediato lo relacionó con alguien de las fotos, pero no podía recordar su nombre; era muy alto, demasiado quizá, la espalda medio encorvada, delgado, tenía pecas en el rostro, unas pecas curiosas porque le parecía que casi podría saber ya dónde estaba cada una y de qué color era; pero lo que más le sorprendió fueron los ojos, unos ojos azules, pero de un azul impresionante, un azul de cielo nublado, parecían llamarla, parecían invocarla, pese a lucir tan tristes que casi deseó abrazarlo. -… buenas noches. -Dijo levantándose en un intento por ser educada con el visitante, el chico se quedó mirándola con tal sorpresa que ella sintió nervios y algo parecido a tristeza, él tenía los puños cerrados y parecía temblar, se preguntó si alguna vez le habría hecho algo, antes de perder sus recuerdos, que lo hicieran temerle; deseó acercársele más y lo hizo, no se atrevió a hacer nada más que a dar un paso hacia él.

            -Hermione… ¿recuerdas al señor Weasley? -Preguntó Minerva con un nudo en la garganta, que disimuló tosiendo con fuerza, Ron dio un paso al frente como si temiera maltratar la alfombra y casi con espanto tendió su mano hacia ella, una mano temblorosa, una mano alargada y demacrada, como si estuviera sedienta de tocar algo, de tocar a alguien; Hermione le miró un instante tratando de recordar, lo que era imposible, es que realmente no lo conocía; Harry la observaba penetrante, como si esperara alguna respuesta en ella, pero no tenía nada que responderle a esos ojos verdes.

            -Me parece haberlo visto en las fotografías. -Murmuró sonriendo con sonrojo, él alzó las cejas con sorpresa y al mirarle fijamente notó que tragaba con dificultad, como si le doliera la garganta quizá; al fin le tendió la mano y se estrecharon, fue extraño, fue como un hormigueo en la nuca, como un escalofrío que la obligó a mirarlo más fijamente. -Mucho gusto, señor Weasley. -Dijo con una rara sensación en el vientre, como un vacío que de pronto se llena con una bebida caliente, él le sostuvo la mirada con la boca triste.

            -Es un placer, Hermione. -Dio él por respuesta y algo pasó, algo extraño pasó porque sin que ella misma supiera la razón, su cuerpo lo clamaba, cuando escuchó su nombre pronunciado por él fue como un tirón, como si los hilos de su cuerpo se tensaran de un golpe; se acercó casi corriendo y tiró sus brazos sobre el cuello de aquel chico desconocido, se aferró, con los ojos abiertos, sorprendida por lo que estaba haciendo, él se quedó con las manos lejos de ella, de brazos abiertos, temblando; pero Hermione dio un suspiro, fue como liberarse, como despertar luego de largo rato, cerró los ojos sonriendo y lo apretó con fuerza.

            -Es un placer, Ron. -Dijo en un susurro con el ceño fruncido, ese nombre no lo sabía, pero le había surgido sólo, Ron dio un sollozo ahogado y la apretó al fin con fuerza; Harry y McGonagall lo supieron entonces, Ron ya había puesto la marca en su cuerpo, ese abrazo sellaba el hechizo y Hermione al recordar el nombre, ya lo había aceptado.

Ingresa para comentar con:

Comentarios



Todos los derechos de personajes y nombres son propiedad de sus respectivos autores citados en cada fanfic. Escríbenos: equipo@fictopia.net
Fictopia.net @ 2011 - forever
By: Boredsoft.com ( ._.) is made for boring you!