Invierno Caliente

Invierno Cálido

One Shot


Categoria: Peliculas y TV > Supernatural > Invierno Caliente

Genero: Romance


autor: Drarina1737

Hloa, soy una chica española con muchos sueños.

Me gusta leer, escribir, escuchar música y el atletismo.

Invierno Caliente: Invierno Cálido

autor: Drarina1737

Todo empezó en un pueblecito de Ohio, un fantasma tocapelotas, el invierno comenzando y ningún bar decente en 100 kilómetros a la redonda. Tampoco es como si Dean hubiera podido ir, con un jodido ángel del Señor pegado a su culo, no literalmente, por desgracia. Porque cuando se da cuenta de que no puede ir a un club, y que no puede ir por Castiel, empiezas a asociar términos. Y eso es una mierda.

Bar. Mujeres. Sexo. Castiel. Ángel. Sexo con Castiel. Que es un ángel.

Y se roza con las yemas de los dedos la marca de la mano de Cas  y le pone. Le pone mucho.

Por eso, todo empezó en Ohio.

 

[•••]

 

Castiel lo ha descubierto. Dean se siente extraño porque Cas lo ha descubierto. No ha dicho nada, pero Dean está seguro, ¿que por qué lo sé, Sam? Porque me pilló meneándomela y diciendo su nombre. Sí, creo que eso habla por sí solo. Y Cas ha descubierto que se siente atraído por él y a Dean le da verdadero pavor un ángel del Señor enfadado porque tiene pensamientos pecaminosos con él. De todos modos, Cas aún no ha descubierto el secretoporque sí, hay otro—. Dean sueña con el momento en el que Cas lo descubra, y ahí su mente se bifurca. Si le gusta, Dean sabe que harán el amor como posesos en una cama de muelles que gemirán como perras en celo. Si no, Cas le matará. Así de simple.

 

[•••]

 

Es invierno, y están en Connecticut —tomándose algo parecido a unas vacaciones— y, joder, hace un frío de cojones y Sam, ya podíamos haber ido a Florida. Todo está nevado y Dean sabe que si sigue tocándose la marca de su hombro para calentarse, Cas se va a dar cuenta. Y le parece que nunca ha sentido tanto. Está helado, y caliente, y excitado y además siente que la adrenalina corre por sus venas a velocidad  angélica cada vez que el maldito ángel está cerca de él, algo que suena muy (poco) apropiado.

 

[•••]

 

Cas lo ha descubierto. Otra vez. Del secreto. De el secreto. Y, por la cara que Dean ha puesto, se puede decir fácilmente que Cas no ha escogido la opción a: matar, ni la b: follar. Se ha decantado por c: huir. Y en Connecticut sigue haciendo un frío horrible y Dean le deja su espacio a Cas. Temporalmente. Cuando, cuatro horas después, Castiel no ha vuelto, Dean lo llama. Dos horas más tarde, Dean lo invoca. Pero lo invoca de verdad, encerrado y todo, Y aparece. Parece turbado, confuso. Cuando ve a Dean, se aleja de él todo lo que puede sin rozar el aceite ardiendo. Luego, habla en susurros:

 

—Dean.

—Cas. Mira, no sé si te he asustado o qué, pero esto no es correcto y no quiero perder nuestra amistad. Lo mejor será que olvidemos todo y…

—Rompe el círculo

— ¿Qué?

—Que rompas el círculo.

 

Dean se acercó, y apagó una zona del fuego con el pie antes de apartarse. Castiel salió del círculo y se abalanzó sobre Dean. No lo mató. Dean se sorprendió. No esperaba que Castiel siguiera siendo un ángel tierno y bondadoso, pero tampoco que se lanzara a besarlo como si fuera su última esperanza para vivir. Dean separó a Castiel de repente.

 

—Espera… necesito… necesito pensar un momento. Tú… tú eres un ángel. Yo… yo no soy digno de tener a un ángel del Señor. No tengo derecho a desearte, a quererte, a amarte.

 

Castiel compuso una expresión seria y dura, y miró fijamente al cazador.

 

— No lo tienes. Pero yo sí. Y tú, como humano, como cazador y como mi protegido, tienes el deber de corresponderme.

 

Dean miró a Castiel con los ojos muy abiertos ante la inesperada declaración. Se acercó a él de nuevo y le tomó la nuca. Rozó sus labios, no siquiera en un beso. Castiel boqueó, cerrando los ojos, pero Dean se apartó sonriendo. Caminó hacia atrás, soltando a Castiel, hasta caer en la cama. Se deshizo de sus zapatos, calcetines y chaqueta, mientras Cas se recuperaba. Cuando el ángel abrió los ojos y lo vio, tumbado en la cama, se acercó, con los ojos oscurecidos.

 

—Ven por mí, Cassie. Ven por mí, angelito virgen, a ver que eres capaz de hacer.

 

Castiel se quitó la gabardina y el calzado. Se acercó a la cama y a Dean le ardió la sangre por lo bien que se veía Cas subiendo a gatas a la cama.

 

— ¿Qué te gustaría, Dean? —Dean sonrió, con esa sonrisa suya que predice una frase subida de tono.

—Me gustaría, ángel, quitarte toda la ropa que llevas encima y follarte contra el colchón hasta no poder más. Pero no es lo que haré. Te voy a desnudar despacito, con calma, te voy a volver tan, pero tan loco, que me suplicarás por que te haga el amor. Y entonces seguiré. Y cuando yo mismo no pueda aguantarme, entraré despacio, y cuando esté tan dentro de ti que puedas sentirme por todas partes, esperaré a que me supliques. Porque podría morir si te hiciera daño, ¿sabes, ángel? Moriría.

 

Castiel jadeó de manera tan ardiente que Dean tuvo que contenerse para no saltarle encima como había prometido. 

 

Y en Connecticut hacía un frío de cojones, pero Dean estaba tan caliente, que el invierno le supo a verdadera gloria.

Ingresa para comentar con:

Comentarios



Todos los derechos de personajes y nombres son propiedad de sus respectivos autores citados en cada fanfic. Escríbenos: equipo@fictopia.net
Fictopia.net @ 2011 - forever
By: Boredsoft.com ( ._.) is made for boring you!