No me olvides

Tiempo

"-¿Tú también crees que soy una pesadilla y que por eso no tengo amigos?" Harry se ha quedado más que pasmado.


Categoria: Libros > Harry Potter > No me olvides

Genero: Romance


autor: MakotoBlack

Ahí donde haya un espacio íntimo para publicar... ahí me verán :P

No me olvides: Tiempo

autor: MakotoBlack

Meneaba lentamente la taza de té, recargada como estaba sobre la mesa de la cocina, esperaba la orden de la profesora para seguirla hacia la habitación que ahora ocupaba Ron; Ron, ese nombre, ni siquiera sabía cómo era que lo recordaba, Weasley, le sonaba tan familiar y tan lejano al mismo tiempo, suspiró recargando su cabeza en su mano derecha y cerró los ojos para tratar de recordar algo, entonces se le vino esa imagen, ese chico de ojos azules tremendos con la boca llena de dulce quizá y la nariz negra. Abrió los ojos y sacudió la cabeza impresionada, hasta hace dos minutos no recordaba eso, no tenía sentido que de la nada tuviera ahora ese recuerdo, así como así.

            -¿Qué ocurre? -Preguntó la profesora mirándola mientras servía el agua dentro de la tetera y tomaba la charola; se apresuró a ayudarla y tomó todo ella para ir a verlos.

            -Me ha parecido que tengo un recuerdo… pero no tiene sentido. -Dijo frunciendo el ceño.

            -Hablas con mucha más fluidez que antes. -Contestó McGonagall sin mirarla, camino a las escaleras, Hermione se quedó viéndola fijamente en espera de más información, pero no la hubo.

            -¿De qué habla? -Preguntó mientras andaban por la escalera, Minerva de forma mucho más lenta, los años le pasaban ya la cuenta de demasiadas cosas.

            -Ayer por la mañana podías mantener una conversación, preguntar cosas leves, dar información breve… desde que el señor Weasley cruzó la puerta, has comenzado a hablar como siempre, no necesitas pensar las respuestas, mucho menos las preguntas… -Minerva se detuvo un momento y se miraron a los ojos. -… estás volviendo.

            -¿Volviendo? -Preguntó todavía más confusa si es que eso era posible.

            -Hermione… ¿Te has preguntado por qué no puedes recordar nada? -Interrogó vivamente, Hermione asintió con la misma energía, llegaban ya ante la puerta de la habitación. -No puedo decirte mucho… sólo una cosa… promete, que cuando sepas todo, no actuarás de forma espontánea… tú no harás algo así, promételo. -Pidió casi en un clamor, Hermione la miraba extrañada, no entendía mucho de lo que le decía; eso de prometer, las promesas, le eran algo que recién empezaba a identificar y lo de actuar espontáneo, ¿Qué era eso?

            -Lo prometo. -Contestó sólo por calmar la ansiedad de esa mujer, la ansiedad de la que hasta este momento era su madre; sonrió para calmar su desesperación y más tranquilas llamaron a la puerta para entrar en cuanto escucharon a Harry darles la autorización de hacerlo.

 

-Gracias. -Dijo tomando la taza que la profesora le ofrecía, Hermione se había sentado del otro lado de la habitación y miraba la alfombra, como si le hubieran prohibido levantar la mirada, incómodo se sentó a la orilla de la cama y procuró ignorar el escozor en la espalda.

            -Ha cedido el dolor, ¿Verdad? -Preguntó la anciana profesora sentándose también, Ron afirmó aunque todavía se le notaba la sorpresa en los ojos.

            -Sí… ya estoy bien, gracias. -Sonriendo afirmó mientras soplaba un poco al té, de lo contrario se quemaría la lengua.

            -Me alegra… -Exclamó Hermione desde su sitio, Ron la miró y agradeció con una sonrisa, ella se encogió de hombros y sonrió también, entonces Harry que vio la maleta de Ron en el suelo junto a la puerta, sacó su varita y le apuntó.

            -¡Wingardium leviosa! -La maleta flotó lentamente hasta la cama, Ron la tomó entonces y sonrió a su amigo.

            -Gracias hermano. -Dijo calmadamente, McGonagall miraba a Hermione, la chica se había tensado y miraba a Ron fijamente.

            -Bueno… su estancia aquí será provechosa para las dos, hay cosas que nosotras solas no podemos hacer… -Minerva quería romper el estado de Hermione, pero no funcionaba, seguía mirando a Ron con lo que parecía ser una mueca de molestia. -… como limpiar el granero.

            -¿Granero? -Ron infló las mejillas con molestia, trabajos manuales era lo que menos quería, suficientes cajas cargaba ya con George todos los días.

            -Te hace falta el ejercicio Ron. -Sentenció Harry sonriendo, Hermione continuaba pasmada, sin decir nada sólo mirando a Ron.

            -Será de gran ayuda… ¿Verdad, Hermione? -Preguntó para hacerla reaccionar, pero ella empezó a respirar agitada, Ron la miró un momento y ella frunció el ceño molesta, de inmediato se puso de pie de un golpe y dándole la espalda con un gesto infantil fue a la puerta.

            -Si me disculpan… estoy algo cansada… buenas noches. -Dijo sonriendo mecánicamente y salió de la habitación, Harry salió siguiéndola alentado por una señal de McGonagall, que luego miró a Ron, quien con el rostro desencajado, no entendía esa reacción en la castaña.

            -Ha recordado otra cosa… algo que usted le hizo. -Afirmó sonriendo ampliamente mientras se llevaba la taza a los labios.

            -¿Algo que yo le hice? -Preguntó contrariado, empezaba a darse cuenta que así como recordaría lo bueno, también volvería lo malo, se sonrojó y se volvió a sentar con la taza en las manos. -Dígame que no le durará mucho el enfado.

            -No lo creo… pero recuerde que necesita re-enamorarla… ¿Ve cómo no es tan fácil? -Preguntó mirándolo fijamente, él agachó la cabeza, para luego levantarla sonriendo.

            -No va a serlo… pero valdrá la pena. -Bebió de su té tranquilo, sabía lo que le esperaba.

 

-Hermione… ¿Qué ocurre? -Harry la alcanzó al llegar a las escaleras, la tomó por el brazo y la hizo darse vuelta, Hermione lloraba, lloraba como una niña pequeña y él, sobrecogido, no pudo menos que hacer una segunda pregunta. -¿Qué pasa?

            -¿Tú también crees que soy una pesadilla y que por eso no tengo amigos? -Dijo mirándolo con los ojos anegados en llanto, Harry no entendía, nadie había dicho eso.

-¿De dónde sacas eso? -La tomó con fuerza y la abrazó, ella se deshizo en llanto al abrazarlo y él no sabía qué hacer.

-No es mi culpa que Ronald no le ponga atención a Flitwick… no es mi culpa que no sepa pronunciar bien… ¡¿Está mal querer ayudarlo?! -Sollozó tartamudeando por el llanto, Harry lo recordó todo de un golpe, ella se refería a aquél día en primer curso cuando Ron se enfadó porque le corrigiera; sonrió sin poder evitarlo y la alejó un poco para verla a los ojos. -¿Por qué te ríes?... no es gracioso, Harry.

            -No me río por que sea gracioso. -Refirió todavía más contento aún, la volvió a abrazar y ella sollozó de nueva cuenta aferrada a él.

            -Ya sé que nadie me aguanta… pero eso no le da derecho a Ronald a decirlo así. -Exclamó entre sollozos ahogados por el abrazo de Harry.

            -Todo va a estar bien… verás como Ron aprende ese hechizo… entre tu corrección y sucesos de gran tamaño… no volverá a decirlo mal. -Harry sonreía enormemente, Hermione no entendía nada de lo que le había contestado, pero sí le nació una nueva duda.

            -Oye Harry… -Dijo alejándose un poco, él la miró. -… ¿Quién es Flitwick? -Preguntó extrañada, no había caído en la cuenta de que había dicho ese nombre sin recordar quién era.

            -Te lo explicaré. -Sonriendo la acompañó a su habitación, en el camino le dijo un poco sobre el profesor de Encantamientos y sus particularidades.

 

-Una nutria… -murmuró luego de mirar el tatuaje que había parpadeado lentamente segundos atrás. -… buena elección. -Ron volvió a abotonarse la camisa.

            -Creí que sería buena idea. -Exclamó afirmando, ella asintió también y retomó su bebida, él volvió a servirse té y la miró sonriendo.

            -¿Cuánto tiempo, señor Weasley? -Preguntó antes de dar un nuevo sorbo.

            -El libro no lo decía, todo depende de qué tan rápido recuerde cosas… yo había hecho cálculos muy vagos de un mes, más o menos. -Suspiró y se sentó a su lado en la alfombra.

            -Un mes para recuperar a mi mejor alumna… un mes para perder a uno de mis alumnos más descuidados. -Emitió suavemente mirando al techo con tristeza.

            -¿Ve cómo todos ganan? -Preguntó sonriendo, ella lo imitó tristemente, Ron lucía tan contento que no quiso refutar.

Ingresa para comentar con:

Comentarios



Todos los derechos de personajes y nombres son propiedad de sus respectivos autores citados en cada fanfic. Escríbenos: equipo@fictopia.net
Fictopia.net @ 2011 - forever
By: Boredsoft.com ( ._.) is made for boring you!